martes, 20 de noviembre de 2007

Sociedad de cobardes

Ultimamente, cada vez que presto atención a los medios de comunicación, ó simplemente observo lo que ocurre a mi alrededor me siento más y más perplejo.
Leo ó escucho noticias como el incidente del metro de Barcelona, ó la nula capacidad de nuestro actual presidente de Gobierno para defender los intereses de los ciudadanos que líbremente y por decisión democrática le eligieron, ante ataques de "representantes", de otros países y caigo en el pasmo y en el estupor.
!Ojo! No hago apología de ningún tipo de ideología política ni social, simplemente lo cito como ejemplo, lo úno en lo individual, es decir, el caso del joven, que observó imperterrito (Con los c...... de corbata, como se dice vulgarmente?) como la joven inmigrante era sometida a vejaciones y agresiones, sin levantar un solo dedo en su defensa tál vez, paralizado por el miedo, ó tal vez pensaba en aquellos momentos, que no le convenía meterse en camisa de once varas.
Y es que este és uno de los males más generalizados de nuestra época, el egoismo, la in solidaridad, el miedo a defender lo que es justo, por temor a que nos salpique la injusticia que estamos observando.
A los bienpensadores, intelectualillos de tertulia barata de televisión y radio privadas que necesitan aumentar al máximo su share para poder sobrevivir, se les llena la boca con alabanzas a la juventud actual, méritos que yo no les quito, y muchos son realmente admirables, y ejemplos conozco de los que puedo dar fé, pero la grán mayoría pecan de un individualismo exacerbado, defecto este precisamente potenciado por los medios de comunicación que les alaban, es decir son víctimas de la cobardía institucionalizada.
¿Donde estan todos los Leónidas, Aquiles, Hector,Katsumoto, Algreen san, el mismísimo Don Quijote, Cid Campeador ó Alatriste?
Todos ellos memorables guerreros, que a bote pronto me vienen a la memoria, qu bién por convicciones, inspiración divina, o simple necesidad pecuniaria, tomaron su espada y salieron a defender lo que consideraron justo sin temor a las consecuencias que ello les acarrearía.
Con todo esto, no estoy diciendo que sea necesario, ser una máquina de guerra perfectamente engrasada, sino simplemente, sacar de nuestro interior el coraje y la determinación necesaria para hacer frente a las injusticias cuando las observamos.
En cuanto al ejemplo de lo colectivo, en fín, sin más comentarios.
"Un guerrero de la luz no permanece indiferente frente a la injusticia...
Por eso cuando presencia el sufrimiento ajeno, usa su espada para poner las cosas en orden...
Un guerrero de la luz nunca se acobarda...
Ante los momentos difíciles y dolorosos, el guerrero encara la situación desventajosa con heroísmo, resignación y coraje"
M.G.L de Paulo.

1 comentario:

Ranzou dijo...

Buenas noches. Antes que nada he de presentarme. Mi nombre es Ranzou, y soy, entre otras cosas en la vida, alumno de la Kisei-Dojo, en sevilla. Me ha sorprendido gratamente lo muchísimo que se parece mi manera de ver la vida a tus escritos, de verdad..., me parece algo más que una coincidencia. Actualmente estoy como colaborador en el blog de un amigo, también alumno de la Kisei, y tengo mi propio proyecto que de momento está completamente parado.

Me ha gustado mucho tu artículo, y me ha llamado mucho la atención el que yo misma tengo uno de la misma índole e increíblemente parecido en el blog de mi amigo, hasta pusimos los mismos ejemplos XDDD. Te aconsejo que lo leas, creo que puede resultarte entretenido.

;) Un saludo de un escritor que también ve la vida desde el punto de vista de un guerrero, una filosofía que va mucho más de la espada, al menos desde mi humilde punto de vista^^.

Eso es todo.

Ranzou.